ARTÍCULO

DISEÑO DE INTERIORES

Es interesante  hacer una diferencia entre lo que se entiende por diseño de interiores y decoración de interiores.
Si bien, en múltiples publicaciones se usan ambos términos como si se tratara de sinónimos, no es así.
Diseño: Etimológicamente deriva del término italiano disegno dibujo, designio, signare, signado "lo por venir"
El porvenir: Es la visión representada gráficamente del futuro.
Lo hecho es la obra, lo por hacer es el proyecto,
El acto de diseñar como prefiguración: es el proceso previo en la búsqueda de una solución o conjunto de las mismas.
De acuerdo a esto podemos decir que el diseño de interiores es el proceso de creación y desarrollo de un nuevo espacio, teniendo en cuenta, los volúmenes, psicología ambiental y la funcionalidad del área que nos ocupa.
Mientras que el término decoración proviene del latín decoratio y se refiere específicamente a la acción de adornar, ornamentar una cosa o lugar
Diseño de interiores y decoración  de interiores si bien no son sinónimos están íntimamente relacionados y responden a un mismo criterio: la satisfacción de las necesidades funcionales y estéticas de aquel que habita o pretende habitar el espacio diseñado y posteriormente decorado.

En este camino habrá que tener en cuenta para diseñar un interior:

Dimensiones del ambiente a diseñar: 
Medidas del espacio  (por ejemplo: dormitorio de 3,00 metros de largo por 2,80 de ancho)  volúmenes que deben coexistir  en ese espacio (refiriéndonos por ejemplo a los diferentes muebles que deberán ubicarse es el  ambiente)

 

Función del ambiente a diseñar:
Para que está siendo creado, (por ejemplo distinguir  si se trata de un espacio multifunción caso del loft, o de función única y diferenciada)

 

Individualidad a la que está orientado
Entendiendo por esto hacia quien está dirigido el diseño del ambiente:
Persona única, grupo familiar, grupo social, etc.
En este caso lo que importa es para quien está siendo creado, el individuo o conjunto de individuos que van a usarlo.

 

Resumiendo:
En el diseño de interiores el campo de acción es el espacio mismo y  el hombre que lo habita,  y este como tal, se asoma al espacio poniendo en juego todos sus sentidos
Un buen diseño es aquel que responde a un juicio sensorial completo en donde  importan no sola la funcionalidad y la estética visual, sino también los aromas, la calidez o frescura, que aporta la luz y el color  elegido, la sedosidad o la aspereza al tacto de ciertas texturas, y los sonidos que nos rodean o la ausencia de los mismos.
El diseño de interiores no solo responde a  pautas temporales sino a pautas sociales.
Cada momento histórico, cada sociedad deja su impronta y crea su propio diseñ.o
Hombre y espacio son protagonistas de esta ecuación
La decoración y el diseño de interior es una aventura que el hombre emprende, una búsqueda por encontrarse a sí mismo en un lugar que no solamente le es afín sino íntimamente agradable.
Es el hallazgo único de pertenecer a un lugar que curiosamente, valga la paradoja nos pertenece.