“Cuando he estado trabajando todo el día, un buen atardecer me sale al encuentro.” Johann Wolfgang von Goethe

En aquellos espacios en los que permanecemos gran parte del día es imprescindible el estar cómodos y disponer de un orden
Trabajar a gusto, simplificar la tarea, es precisamente una de las premisas que se debe tener en cuenta al diseñar un despacho.
Lógicamente no todos los despachos están dibujados o pensados para las mismas profesiones sino que cada cual tendrá sus particularidades de acuerdo a la especialidad que se trate.
Influirá el tamaño, la función o jerarquía que se ocupa en la empresa, si se trata de un recinto individual o que compartimos con otros, si el despacho o estudio se encuentra dentro  o fuera de nuestra residencia.
El centro de un despacho, es el escritorio, o mesa de trabajo, siguiendo al feng shui tendríamos que  tener en cuenta lo siguiente para la disposición del mismo:

  • nunca  ubicarnos de espalda a la puerta, porque atrae el chi negativos.
  • Privilegiar las vistas al exterior si estás son agradables por encima de cualquier otra cosa
  • Escritorios redondeados o en forma de riñón
  • Presencia de algún objeto decorativo que nos trasmita energía en el trabajo
  • Plantas, flores, elementos naturales ,aromas frescos que trasunten vitalidad y energía positiva

Para el caso que se trate de  despachos compartidos, con características de módulos, según la privacidad que necesitemos para nuestra gestión ,es interesante recurrir a paneles diferentes de los tradicionales.
Desde ese lugar definiremos transparencias en la decoración : a todos aquellos recursos tanto fijos como móviles que sirviendo de separación permiten crear continuidad en el espacio. Integrar los espacios visualmente nos libera del agobio y tensión que nos significa estar en un espacio pequeño oscuro o sin salida.

  • Paneles transparentes de vidrios esmerilados ,que dejan pasar la luz pero mantienen la privacidad de los que están dentro del despacho, incluso existen aquellos que tienen algún aislante acústico
  • El estor japonés, no es ni mas ni menos, que un conjunto de paneles independientes que se cruzan todos entre sí. Para abrir este estor los paneles se pueden recoger todos hacia un lado, mitad a la derecha y la otra mitad a la izquierda, o todos en el centro.

Características para tener en cuenta cuando decoramos un despacho:

  • Lugar que ocupa el escritorio, medidas de la sala y del escritorio para evitar que obstaculice el recorrido de los que ingresan al despacho y del que lo ocupa
  • Paredes con colores energizantes y discretos. La colorimetría en el feng shui nos señala  lo siguiente:
    Azul nos conecta con nosotros mismos, nos orienta hacia la introspección, y búsqueda, profesión favorecida la del escritor.
    Amarillo nos ayuda a escapar de las tareas rutinarias.
    Durazno y terracota ,salmón facilitan la comunicación.
    Verde la audacia y la creatividad.
    Blanco la objetividad
  • Dependiendo de las dimensiones podrá pensarse en muebles a medida para almacenar papeles de la oficina ,ubicándolos en el área de trabajo ,y separándolos si se puede del área de recepción.
  • Privilegiar la iluminación, con lámparas de escritorio y lámparas centrales.