Espacio Sagrado

A propósito de espacio sagrado quiero comentar que, no hay espacio sagrado sin la presencia del hombre, pues el hombre es parte del universo, de esa creación divina, de ese todo. El espacio sagrado depende de la percepción del individuo. La oscuridad y el vacío son las características más importantes de este espacio. Es en la oscuridad donde el sentimiento de lo sagrado adquiere dimensiones cósmicas
La especialidad japonesa tiene un fuerte componente experimental. Por ejemplo en un viaje lo interesante está en el propio viaje, en el camino que lleva de un lugar a otro, y no tanto en el punto de destino

                                                           “TAO EN LA ARQUITECTURA”

                                                                   Miguel Ángel Orozco Media

 

Al hablar de Espacio, hablamos de uno de los temas más complejos dentro de la plástica, la arquitectura o el paisajismo.
En principio podemos visualizar dos espacios
Espacio Interno es el que se produce de la piel hacia el interior; espacio lleno de volúmenes, líneas, formas, etc.
Espacio Externo es el que se produce de la piel hacia fuera del cuerpo, puede ser próximo o lejano; es el que nos comunica con otros seres y con el medio.
El espacio arquitectónico no puede considerarse otra cosa que un vacío, hasta tanto la Plástica y la Escala lo transformen en espacio propiamente dicho.
Espacio conceptual: esta en estrecha vinculación con el perceptivo, puede definirse como el mapa mental que llevamos en la cabeza, el plano que queda almacenado en nuestra memoria
Espacio funcional: que podría definirse como aquello en el que realmente nos movemos y usamos.
De este último es del que hoy vamos hablar teniendo en cuenta la importancia que tienen las anteriores definiciones para redimensionarlo
Espacios internos y externos en estrecha vinculación entre ellos mismos y el hombre que es en definitiva quien lo habita.
La concepción de un espacio verde dentro de la casa tiene una altísima relación con nuestras propias necesidades vitales de disfrutar y percibir la naturaleza
Para decorar un espacio verde, patio, terraza o jardín, ya sea que lo hagamos nosotros mismos o a través de un profesional, la primera pauta a tener en cuenta es que queremos ver cuando miramos ese espacio verde y porque. Es una actitud mental de búsqueda interior que me lleva a transformar ese vacío (espacio), desde el hilo de la memoria y examinar formas colores y olores que moran en mi propio imaginario y que en algún momento y por algún motivo me fueron placenteras y únicas.
Si tomamos el ejemplo oriental sabemos que para un japonés la apreciación estética del espacio esta inevitablemente unida a un sentido inconsciente del tiempo
Un libro japonés empieza donde acaba un libro occidental, así un lector japonés pasa las páginas de izquierda a derecha, es decir la lectura se desarrolla hacia la izquierda. Luego el japonés tiende a considerar la derecha como representativa del pasado y la izquierda como el futuro, de este modo el tiempo evoluciona de derecha a izquierda.
El diseño de un jardín Zen tiene su origen en un punto, en este caso el punto es una gota de agua que cae sobre la superficie plana de un estanque. La gota de agua cuando choca contra la superficie del estanque crea una perturbación que se traduce en una serie de ondas circulares concéntricas que se propagan por la superficie del mismo, este hecho físico tan sencillo ha sido el punto de partida para diseñar los famosos jardines Zen o jardines de arena. La imagen de este ámbito simboliza la relación entre la mente y el pensamiento. La superficie tranquila del estanque, que simboliza a la mente, refleja la realidad, pero tan pronto como  una gota cae, el pensamiento, produce ondulaciones en la superficie del agua y la realidad se distorsiona
Esta indagación activa y en movimiento, es el paso previo al diseño, el individuo que a través de su particular apreciación estética relacionada con sus emociones y pensamiento modifica la superficie y la convierte   en propia e  impar.
El paisajista o decorador debe intentar apresar esa esencia para poder bosquejar el espacio desde ese lugar porque cualquiera sea la posterior elección de formas simétricas o asimétricas, únicas o plurales, de los colores calidos o fríos, de la especie perenne o no perenne, minimalista o barroca siempre será fiel al imaginario planteado por quien va a disfrutar de ese paisaje que de alguna manera ya existía, ya le pertenecía a quien lo había soñado

Bibliografía consultada

EL PUNTO A LA ESPIRAL". FÉLIX RUIZ DE LA PUERTA, matemático, filósofo y profesor de la ETSA.
Architects site ARQHYS  Arquitectura  y espacio