Blog de Blophome

38 Metros Cuadrados

Texto y Proyecto by Nerea

Hay una famosa canción de Chico Ocaña que habla sobre los conocidos mini-pisos y en ella propone la ingeniosa idea de añadir velcro a los techos para evitar las molestias del gato, del perro o de las macetas de los helechos. Yo aún no he llegado a tanto, aunque de vez en cuando miro de reojo a mi perrita y valoro si me compensaría convertirla en Spiderdog por ganar un trozo más de sofá y poder por fin echarme una siesta sin estrecheces. Y es que vivir en 38 metros cuadrados tiene su miga. En mi casa no hay ni un solo objeto que si no triple, tenga al menos doble utilidad. La formidable mesa de centro convertible en comedor de gala, despacho o silla para las visitas según la ocasión lo requiera. O la estantería mágica en dónde todo es posible. Desde encontrar medicamentos y libros, a una plancha o las chancletas de hace tres temporadas.

38 metros cuadrados

Recuerdo que desde el principio una de las cosas que tuve claras cuando me compré mi casa, es que tenía que lanzar la de Hiroshima contra todos los tabiques. No le veía lógica ninguna al hecho de que el anterior propietario hubiera intentado reproducir a pequeña escala la distribución de un piso de mayor tamaño. Una mini-cocina, un mini-dormitorio…. ¿por qué no tener un único espacio amplio y diáfano?. Ahora con los años no lo tengo ya tan claro. Porque una cosa es vivir sola y apagar la tele cuando a una le viene en gana… y otra ponerte a freír croquetas mientras tu pareja está durmiendo a 5 metros. Se genera cierta crispación conyugal que ni siquiera puedes solventar con una de esas broncas peliculeras de gritos y portazo final. Porque ¿cómo vas a dar un golpetazo a la única puerta de la casa si esta es la del baño y encima corredera? y ¿qué haces durante la hora que te dura el enfado encerrada en el servicio? ¿buscar paisajes y caras ocultas en los dibujos de las baldosas?. Un lío.

38 metros cuadrados

La cuestión es que me dispuse emocionada a reformar mi casita en un intento de crear un proyecto diferente y moderno. Este consistía en colocar en el salón-comedor-cocina una cama en altura aprovechando la parte alta de un armario, a la que se accedería por unas escaleritas y además darle un toque de chill-out con muchos cojines de diferentes formas y tamaños. Precioso, elegante, novedoso…. Hacer la cama o bajar los empinados peldaños para ir al baño a las tres de la mañana ya no lo es tanto. Conozco a un amigo de la prima de un vecino que se rompió la pierna al caer desde el colchón al suelo en una noche de esas un poco locas. Y es que ese tipo de camas no están concebidas ni para soportar grandes pasiones ni para dormir en ellas si padeces vértigo.

38 metros cuadrados

Una vez terminada la reforma llega por supuesto el momento de la mudanza. Y de decorar. Los jarrones rojos a juego con el tono de la butaca… una composición de espejos asimétricos. El primer año mantuve ese ambiente de revista de propietaria primeriza enamorada de su nuevo hogar. Luego empieza el dilema cuando tu madre te regala un cuadro, tu cuñada se apunta a manualidades y descubre la alfarería o cuando te encaprichas de esa alfombra que te encanta aunque sabes perfectamente que no pega ni con cola. Y el conjunto empieza a resultar extraño, porque en esta clase de pisos si colocas algún objeto que desentone, por pequeño que este sea, ahí que se te van los ojos.

38 metros cuadrados

Así que cuando alguien me pide consejo sobre si comprar o no una casa de dimensiones reducidas, siempre les animo a meditarlo seriamente y a sopesar los pros y los contras. Porque si lo que te gusta es hacer coleccionables de ‘’abanicos con encanto’’ , traerte una figurita de recuerdo cada vez que visitas Torremolinos o deseas tener familia numerosa con canario incluido… por muchas obras y reformas que podamos hacerle casi mejor que desistas.

No Responses to “38 Metros Cuadrados”

  1. afayadizu dice:

    No podría estar mas de acuerdo…Mi gran ilusión sería no tener que convertirme en spiderwoman y menos luchar con ironman en 35m2…pero a veces no queda otra…lo que mas siento es que en mi caso no pueda echar abajo paredes a base de mazazos como hacen los japoneses para eliminar el estress del trabajo,y respetar la distribución es la única opción que se ajusta a la normativa del cambio de uso y mi inexistente presupuesto.Por eso cuando todo mi entorno trata de disuadirme y leo artículos como éste, que de ser sincera son mas influyentes que cualquier opinión cercana y muy, muy ciertos, me desinflo…pero el hecho de que por ahora sea balloonwoman y no tenga que compartir casa con ningún otro superhéroe, además de la no menospreciable diferencia de inversión, hacen que este pequeño proyecto de ratonera para mi perro y para mí sigan metiendo gas en mi cabeza…con la esperanza de que algún otro personaje de cómic solitario me dé el relevo en ese espacio si algún día dejo de ser un globo y somos varios.
    P.D: Sigo enganchada a tus diseños.
    Me encantaría cambiar tu cabecita mágica por la mía unas horas para que le diese la vuelta a mis 35m2 barriendo todo lo que tienen dentro y creando un espacio nuevo ( sí…lo se… no hay trato…)seguiré mirando a ver si se me queda algo.
    Un saludo.

  2. roxana dice:

    me a encantado este piso. imaginate vivo en una choza de 6×4 (baño y cocina incluidos), con mi marido y 2 hijos de 6 y 15 años, lo cual es un caos segundo tras segundo pero bueno es lo que podemos tener. estaria super feliz de que por lo menos fuera como este piso el cual seria como un palacio para mi

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.